ÚLTIMA ENTRADA

ENTRADAS ANTERIORES

14 febrero 2014

Ruta de el Quijote ( El Toboso )

EL TOBOSO

  Típico pueblo manchego, patria chica literaria de Dulcinea, donde tiene su “casa natal”. Su fundación es de época de los iberos, según los restos de una pequeña colonia encontrados en el ligar. Los datos más antiguos que nos han llegado son los que dan cuenta de una fortificación realizada por la Orden de Santiago para proteger el viejo camino de Toledo a Murcia.

El Toboso alberga entre sus calles y plazas numerosos monumentos de interés histórico, además de muchos rincones llenos de encanto con di tradicional edificación de mampostería y tapial, y el refulgente encalado de sus muros.

La Casa de Dulcinea, además de su valor literario y de ser para los tobosinos la residencia antigua de una vecina histórica y famosa, doña Ana Martínez Zarco de Morales , a quien se identifica con la Dulcinea de El Quijote, es una casa de labor típicamente manchega de s.XVI, muy bien restaurada de planta rectangular y dos alturas, con una tercera en la parte central a modo de torreón, tiene una portada señorial con dos escudos y su interior está dedicado a museo de útiles de valor etnológico y de uso cotidiano en la vida manchega tradicional. El mobiliario es del s.XVII, coetáneo de el Quijote. En el patio, una de las mayores prensas de aceite conocidas en la provincia de Toledo, con una viga que mide más de quince metros.


Tiene el pueblo también otros edificios de interés, como el Convento de Trinitarios, construcción del s.XVI, muy restaurado, de factura renacentista herreriana, con claustro e iglesia, esta de estilo barroco. Conserva unas valiosas pinturas del s.XVII y una colección de objetos personales de la fundadora, la madre Sor Ángela María de la Concepción.
El convento de Monjas Franciscanas, obra del s.XVI y restaurada en el XX, de estilo renacentista y de la que solo se conserva la antigua portada de la iglesia. La iglesia parroquial de San Antonio Abad, de estilo gótico ojival del s.XV, con añadidos del XVII, el altar mayor, los laterales y varias capillas; las portadas sin renacentistas y la torre de finales del s.XVI. En la misma plaza de la iglesia se encuentra el Museo Cervantino, en un edifico moderno que alberga una interesante colección de ediciones de El Quijote en diferentes idiomas y firmados por personales ilustres de todo el mundo.
Interesantes es también la ermita de Santa Ana, renacentista y que está enclavada en un alto cerro; el pósito, del s.XVIII, y las ruinas del Convento de Agustinos.

La celebración de sus famosos carnavales resulta particularmente atractiva debido a la gran participación popular y al colorido que despliegan.

Fuente: Folleto nº22 JCCM

0 comentarios:

Publicar un comentario