ÚLTIMA ENTRADA

ENTRADAS

05 octubre 2013

Llegando el otoño entre GRANADAS Y MEMBRILLOS


LA GRANADA

La granada es una fruta de otoño muy antioxidante a y estimulante del deseo sexual.
Es muy rica en minerales, destacando el potasio, aunque también aporta fósforo, manganeso, calcio, hierro y magnesio. Entre las vitaminas, contiene principalmente vitaminas C, B1 y B2, aunque en pequeñas cantidades.
Fruta nativa de Persia cuyo origen se remonta a los primeros años del Neolítico. El cultivo de granado fue extendiéndose ya en tiempos muy remotos, siendo los fenicios quienes lo exportaron a la zona occidental del Mediterráneo. Allí, Cartago se convirtió en la gran colonia plantadora de granados y exportadora de sus frutos.

En Egipto, el granado se cultivó desde los tiempos de la XVIII dinastía, a principios del segundo milenio a.C. Se empleaban allí sus frutos en la elaboración de un zumo muy apreciado. Los árabes introdujeron la granada en España, desde donde fue exportada a Ámerica tras la conquista, extendiéndose rápidamente por todas las zonas tropicales y subtropicales desde California hasta Chile.




  
EL MEMBRILLO

Es una fruta muy saludable por diversos motivos, alimenta y apenas aporta calorías a nuestro organismo.
Otra de las excelencias de esta fruta es su alto contenido en potasio, mineral que nunca debe faltar en nuestro organismo; ya que es necesario para la trasmisión y generación del impulso nervioso y para el correcto funcionamiento de nuestros músculos. Y también contiene vitamina C, aunque en cantidades mucho más discretas que los cítricos. Vitaminas y minerales de los que nos podremos beneficiar con creces si consumimos esta fruta cruda y con una pizca de sal para que su sabor sea más agradable

Vitaminas: A, C, B1 y B2.
Minerales: Manganeso, potasio, magnesio, calcio, fósforo, cloro, azufre, hierro y cobre.
Además… Taninos, ácido málico, mucílagos y pectinas.



originario de la región del Cáucaso, en el sudoeste cálido de Asia (Irán, Turquía). Es un árbol frutal emparentado con el manzano y el peral. Su fruto, llamado asimismo membrillo, es de color amarillo-dorado brillante cuando está maduro, periforme, de 7 a 12 cm de largo y de 6 a 9 cm de ancho; su pulpa es dura y muy aromática. Los frutos inmaduros son verdes, con una densa pilosidad de color gris claro, que van perdiendo antes de madurar. Sus hojas están dispuestas alternativamente; son simples, de 6 a 11 cm de largo, con una superficie densamente poblada de finos pelos blancos. Las flores, que surgen en la primavera después de las hojas, son blancas o rosas, con cinco pétalos.





0 comentarios:

Publicar un comentario